Carrera política de Arrom y Martí y sus vínculos con orígenes del EPP - Py Live / Desde Paraguay

Lo Último

Home Top Ad

miércoles, 6 de febrero de 2019

Carrera política de Arrom y Martí y sus vínculos con orígenes del EPP





GEN TV realizó un material periodístico donde recoge informes de cómo fue la creación del autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo, los vínculos de Juan Arrom y Anuncio Martí con este grupo criminal y la carrera política de ambos.






Una amistad peligrosa: Juan Arrom y Alcides Oviedo.

En el 1989, tras 35 años de dictadura cae el régimen de Alfredo Stroessner, con lo que muchos grupos insurgentes que se habían organizado en la clandestinidad para pelear contra la dictadura, podían organizarse en plataformas políticas y eventualmente candidatarse a cargos electivos.

Uno de estos interesados era Juan Arrom, quien a finales de los 70 terminó el colegio tras asistir a clases nocturnas y comenzó a frecuentar reuniones de organizaciones sociales y movimientos políticos de izquierda. En esta etapa de su vida cambió radicalmente su perspectiva.

Años después se pasó escabullendo los controles del régimen, yendo de la capital a diversos puntos del interior, donde buscaba captar más gente para “conspirar”, tal como el mismo aseguraba.

Entre los años 87 y 88, Arrom fue arrestado y pasó encerrado unos meses en la cárcel de Tacumbú por haber violado la celebre ley 209 de la Paz Pública.

Ya tras la caída de la dictadura, este joven político comenzó a activar en organizaciones sociales y a frecuentar mitines para encontrar más adeptos a su causa.


En un curso de Teología desarrollado en 1990 en la Universidad Católica, Arrom conoció a Alcides Oviedo, el líder del EPP que en ese entonces era seminarista. A partir de este encuentro, las visitas de Juan Arrom al Seminario Metropolitano comenzaron a hacer más frecuentes.









El año 1992 es sumamente clave porque se rompe la tranquilidad eclesial cuando son expulsados ocho seminaristas, entre los cuales estaban Alcides Oviedo Brites, Gilberto Setrini, Osvaldo Martínez y Pedro Maciel. El motivo fue por llevar al extremo una línea ideológica católica conocida como la Teología de la Liberación, que propone que la Iglesia no solo ayude a los pobres, sino que sea un motor de reestructuración política, económica y social para terminar con la pobreza.

El planteamiento generó roces dentro de la propia Iglesia Católica. El propio papa Juan Pablo II criticó esta teología. “Cuando el mundo comienza a notar las fallas claras de ciertas ideologías y sistemas parece más incomprensible que ciertos hijos de la Iglesia en estas tierras persisten en la presentación de ciertos modelos cuyo fallo es patente en otros lugares del mundo. Ustedes, como sacerdotes, no pueden estar involucrados en actividades que pertenecen a los fieles laicos. Tengan cuidado, entonces, de no aceptar ni permitir una visión de la vida humana como conflicto ni ideologías que proponen el odio de clases y la violencia ”, dijo.

Volviendo a la expulsión de los seminaristas, estos vieron derrumbar sus sueños de ser curas y comenzaron a buscar vías alternativas. Juan Arrom contactó en ese entonces con los echados para invitarlos a ser parte del movimiento Patria Libre, junto a Anuncio Martí.

Las conexiones que tenían los exseminaristas tenían mucho valor, porque habían trabajado en parroquias e iglesias del interior del país y zonas carentes de Asunción.


Al principio el partido político pretendía llegar al poder mediante los votos, pero en las elecciones presidenciales de 1993 su candidato Joel Atilio Cazal solo recibió el 0,09 % de los votos, quedando en el último puesto. Tras esto comenzó a cambiar el rumbo del partido, que siguió bajo el liderazgo de Arrom, pero al margen se creó un brazo armado a cargo de Alcides Oviedo. Este último grupo, que luego en el 2008 pasó a autodenominarse Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), se encargó desde el principio de realizar acciones criminales para conseguir dinero e instalar de paso la idea de la revolución.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario