Chica que mató a su amigovio: "Pido perdón a su familia" - Py Live / Desde Paraguay

Lo Último

Home Top Ad

miércoles, 10 de octubre de 2018

Chica que mató a su amigovio: "Pido perdón a su familia"

Alicia Raquel Mereles dijo que lamenta mucho la pérdida, pero que tuvo que defenderse.


Un poco más lúcida y serena, pero visiblemente cansada y sacudiendo las manos, como adolorida por los cortes, Alicia Raquel Mereles recordó los momentos que vivió el lunes en su propia casa, en el barrio Mitã’i de San Lorenzo, cuando una ronda de tragos con su amigovio, Enrique Cubas, terminó en tragedia. Él se puso violento y ella respondió aplicándole 14 puñaladas.


Raquel y Enrique comenzaron a salir hace como un mes, aproximadamente, pero no eran pareja, sino “amigos con derecho”, según explicó. Ella salió de una relación tormentosa con el papá de su hija de 4 años, al que denunció tres veces por violencia doméstica y que nunca fue detenido, reveló. Cuando terminó con aquella relación, ella se prometió a sí misma que nunca más otro hombre la golpearía.

En la tarde del lunes, Raquel y su amigovio compartieron una ronda de caña y también consumieron cocaína. De la nada, Enrique comenzó a ofenderla, le dijo palabras hirientes. La chica reaccionó con una cachetada y él trató de ahorcarla con las manos.

La escena
La alarma se encendió para Raquel cuando Enrique cerró la puerta con llave y la guardó en su bolsillo. “Yo ya estaba llorando desconsoladamente, salí en la ventana y pedía auxilio y la gente pasaba y me miraba”, relató.

Trató de calmar a su compañero, pero él ya estaba completamente fuera de sí, aseguró. “Te voy a matar, vos no vas a pasar de hoy, no salís con vida”, le dijo él y comenzó a tirar todo lo que había en la casa, incluidos los cubiertos. Raquel dijo que fue al baño y que encontró tirado en el piso uno de los cuchillos, así que lo guardó entre sus ropas y volvió adonde estaba él. “Yo estaba tan asustada que le metí dos (estocadas) en la espalda, no sé si le clavé 3 o 4 veces más”, dijo.

Ella misma llamó a la policía cuando el hombre se estaba desangrando. Sin embargo, se le pasó por la mente que, si sobrevivía, volvería a buscarla para matarla. En el mismo lugar, antes de que lleguen los agentes, le hirió con unas cuantas puñaladas más y minutos después Enrique falleció. Raquel se despidió de él con un beso y un abrazo.



Aseguró que no quiso matar al joven, que siempre fue muy cariñoso desde que comenzaron a salir, pero que no tuvo otra opción. “Era él o yo”, aseveró.


Si yo no le mataba, él me iba a matar, yo iba a ser un caso de feminicidio más”

“Pido perdón a la familia, sobre todo a su hijo”, dijo apenada la mujer, que estaba hasta ayer en el calabozo de la Comisaría 7ma. de Ñemby.

Dura realidad: El problema de las drogas
Raquel es adicta a la cocaína, comenzó a drogarse desde los 17 años y ahora tiene 26. Luchó hace unos años por rehabilitarse, pero tuvo recaídas. Eso le valió perder a su hija de 4 años, que quedó a cargo de sus abuelos maternos. Enrique también era adicto, pero estaba siguiendo un tratamiento, contó la detenida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario