Buscar

El Campesino del Nokia 1100´i

Publicación extraída de una pagina de Facebook
Un señor del colectivo me hace escribir esto.
No sé si las y los compatriotas a nivel nacional saben que hoy (por el lunes 4 de abril) Asunción estuvo llena de gente movilizada ante toda la injusticia que ya conocemos.
Artistas, campesinos/as, cooperativistas, estudiantes, etc.
Estaba en la línea 12, se sentó a mi lado un señor de 68 años aproximadamente, pude notar que sus manos estaban marcadas y calcule que era un agricultor , saca su celular y comienza a hablar en guaraní con alguien con tanto entusiasmo que todas y todos nos pusimos a escuchar su conversación, trataré de traducir sus mismas palabras (pero me quedaré corta) ; dijo que vendió sus gallinas, sus verduras, su chancho, que hicieron torneo de truco, de fútbol para poder pagar el camión/bus para trasladarse desde su departamento hasta Asunción, sonriendo decía que esta mañana marcharon desde el mercado hasta la plaza del congreso, que ésta lucha es de hace tiempo y que hoy están más fuertes, porque ven en Asunción a las y los estudiantes que están dando lección a toda la sociedad, que como ellos van a bajar los brazos si esta juventud no tiembla ante los corruptos, que la lucha campesina históricamente han juzgado sus mismos compatriotas, “nosotros somos el motor de la economía de este país , es de público conocimiento que la lucha es por la defensa de la naturaleza, de la producción ante el avance del agronegocio que quiere acabar con nuestros territorios”, que por responsabilidad e integridad de sus compatriotas tenían que organizarse, unirse, hacer fuerza y accionar, “areko esperanza”, (tengo esperanza) y nos vamos a quedar hasta el jueves, y si no hay resultados, vamos ir a hacer rifas, más torneos, vamos a plantar más mandioca y volveremos.
Después habla con otra persona preguntando si ya tenían la agenda lista, luego corta y habla con otra, y así estuvo todo el camino, en un momento guarda su celular y se queda pensando, ahí fue que le hablamos y le dimos todo el apoyo, no se puede describir esa solidaridad y todos esos sentimientos encontrados que palpitaba en ese bus, creo que todas las personas tuvieron esa sensación de que ese viaje rutinario no era el mismo de todos los dias, porque un campesino, sólo uno, trasmitía su forma de ver el mundo tan honestamente, en contraste con la ciudad que se siente tan aislada de esa forma multidimensional de abordar y respetar la naturaleza y la humanidad. Será que no sentimos la misma injusticia, por eso no tomamos el ejemplo por aquí?
Es fácil decir que son haraganes, cuando en realidad no sabes que sacrifica su producción para cubrir un pasaje y venir a luchar por tu generoso pais.
En eso pensaba cuando tuve que bajarme en mi destino, mientras él seguía hablando por su celular Nokia 1000 cien´i.
Por Maru Galeano

No hay comentarios.:

Publicar un comentario